jueves, 9 de julio de 2009

El placer de las cosas a medias



Estos días estoy trabajando en una serie de ocho pinturas grandes (130 x 194) y como las voy haciendo a la vez no las colgaré hasta que estén terminadas (se supone que en Agosto)
En medio del proceso aparecen cosas muy interesantes, tanto que dan ganas de dejar las cosas así, pero no es esa la idea. Lo cierto que es que con frecuencia al final el resultado te acaba decepcionando un poco y te acuerdas de todas esas fases, esos falsos comienzos, esas posibilidades que se quedaron atrás. Solo trazas en el cerebro, en la mano. Experiencia. El placer de las cosas a medias.

2 comentarios:

pedro alarcón ramírez dijo...

viéndolo se entiende perfectamente lo que quieres decir. y es verdad que es complicado, en esa decisión cuelgan tantas cosas...

Javier Roz dijo...

la decisión difícil no es cómo empezarsino cuándo parar.